19 de febrero de 2016

PERDIDA DE LA RELACIÓN DE SERVICIO


1. Renuncia.

Renuncia voluntaria por escrito, que deberá ser aceptada expresamente por la Administración Pública, salvo que el funcionario este sujeto a expediente disciplinario, dictado auto de procesamiento o apertura de juicio oral por la comisión de algún delito.
La renuncia no impide para ingresar de nuevo a la Administración Pública.


2 Perdida de la nacionalidad.

Española, Unión Europea u otra por Tratado tenida en cuenta para el nombramiento. Si al perder la nacionalidad se adquiere la de dichos Estados, se mantendrá el puesto.

3.  Pena principal o accesoria de inhabilitación para cargo público.

Sea inhabilitación absoluta (perdida de todos los empleos y cargos) o especial (perdida de los empleos y cargos especificados en sentencia), cuando la sentencia sea firme.

4.  Sanción disciplinaria de separación de servicio de carácter firme.

5.  Jubilación.

·         Voluntaria: a solicitud del interesado si cumple los requisitos.
·         Forzosa: al llegar a la edad legalmente establecida. Salvo lo dispuesto por la normativa específica, se declara de oficio a los 65. Se podrá solicitar prorroga en el servicio activo hasta los 70, debiendo resolver la AP sobre la prórroga.
·         Por declaración de incapacidad permanente, reconocimiento de una pensión de incapacidad permanente absoluta o incapacidad permanente total.


En caso de extinción por perdida de nacionalidad o jubilación por incapacidad permanente, desaparecida la causa, se concederá la rehabilitación como funcionario.
La Administración Pública podrá conceder excepcionalmente la rehabilitación por pena de inhabilitación en atención a las circunstancias y delito cometido. A falta de resolución expresa, se entiende desestimada.