18 de diciembre de 2016

LAS CORTES GENERALES (II)

Cada Cámara goza de autonomía normativa, económica y organizativa. Los Reglamentos y su reforma serán sometidos a una votación final sobre su totalidad, que requerirá la mayoría absoluta.

Las sesiones conjuntas serán presididas por el Presidente del Congreso (no existe la figura de Presidente de las Cortes Generales) y se regirán por un Reglamento de las Cortes Generales aprobado por mayoría absoluta de cada Cámara (Reglamento que no existe en la actualidad).

La Mesa es el órgano rector de la Cámara y ostenta su representación colegiada. El Presidente dirige y coordina la acción de la Mesa. En el Congreso la Mesa estará compuesta por el Presidente del Congreso, cuatro Vicepresidentes y cuatro Secretarios. En el Senado la Mesa estará compuesta por el Presidente del Senado, dos Vicepresidentes y cuatro Secretarios.

Los Presidentes representan a la respectiva Cámara, ejercen en nombre de las mismas todos los poderes administrativos y facultades de policía en el interior de sus respectivas sedes, velan por la observancia de los Reglamentos, dirigen los debates, etc.
Los Vicepresidentes, por su orden, sustituirán al Presidente, ejerciendo sus funciones en caso de vacante, ausencia o imposibilidad de éste.
Los Secretarios supervisan y autorizan, con el visto bueno del Presidente, las Actas de las sesiones plenarias, asisten al Presidente y desempeñan cualquier otra función encomendada por el Presidente o la Mesa.

La Junta de Portavoces esta compuesta por los portavoces de los Grupos parlamentarios y serán presididos por el Presidente de la Cámara. En su caso, podrán asistir miembros del Gobierno o, en el caso del Senado, representantes de los Grupos Territoriales.

Las Cámaras funcionarán en Pleno y por Comisiones.
Las Cámaras se reúnen anualmente en dos períodos ordinarios de sesiones: 1) de septiembre a diciembre, 2) de febrero a junio.
Las Cámaras podrán reunirse en sesiones extraordinarias a petición: 1) del Gobierno, 2) de la Diputación Permanente, 3) de la mayoría absoluta de los miembros de cualquiera de las Cámaras. Las sesiones extraordinarias deberán convocarse sobre un orden del día determinado y serán clausuradas una vez que éste haya sido agotado.

Las Cámaras podrán delegar en las Comisiones Legislativas Permanentes la aprobación de proyectos o proposiciones de ley, excepto para la reforma constitucional, las cuestiones internacionales, las leyes orgánicas y de bases y los Presupuestos Generales del Estado. El Pleno podrá recabar en cualquier momento el debate y votación de cualquier proyecto o proposición de ley que haya sido objeto de esta delegación.

El Congreso, el Senado o ambas Cámaras conjuntamente podrán nombrar Comisiones de investigación sobre cualquier asunto de interés público. Sus conclusiones no serán vinculantes para los Tribunales, ni afectarán a las resoluciones judiciales, sin perjuicio de que el resultado de la investigación sea comunicado al Ministerio Fiscal para el ejercicio, cuando proceda, de las acciones oportunas.

En cada Cámara habrá una Diputación Permanente compuesta por un mínimo de veintiún miembros, que representarán a los grupos parlamentarios, en proporción a su importancia numérica. Las Diputaciones Permanentes estarán presididas por el Presidente de la Cámara respectiva. Expirado el mandato o en caso de disolución, las Diputaciones Permanentes seguirán ejerciendo sus funciones hasta la constitución de las nuevas Cortes Generales. Reunida la Cámara correspondiente, la Diputación Permanente dará cuenta de los asuntos tratados y de sus decisiones.