24 de marzo de 2017

LA COMISIÓN EUROPEA

La Comisión Europea, o sencillamente la Comisión, es el órgano ejecutivo de la Unión Europea que se encarga de promover el interés general del conjunto de la Unión, comprobando que se cumpla la legislación y aplicando las políticas y el presupuesto de la Unión Europea.

Esta compuesto por un número de miembros correspondiente a los dos tercios del número de Estados miembros, que incluirá a su Presidente y al Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a menos que el Consejo Europeo decida por unanimidad modificar dicho número. Serán elegibles de entre los nacionales de los Estados miembros mediante un sistema de rotación estrictamente igual entre los Estados miembros que permita tener en cuenta la diversidad demográfica y geográfica del conjunto de dichos Estados, siendo elegidos en razón de su competencia general y de su compromiso europeo, de entre personalidades que ofrezcan plenas garantías de independencia. El mandato de la Comisión será de cinco años.

Tras las elecciones al Parlamento Europeo, el Consejo Europeo propondrá al Parlamento un candidato a Presidente de la Comisión. Si el candidato no obtiene la mayoría necesaria, el Consejo Europeo propondrá en el plazo de un mes, por mayoría cualificada, un nuevo candidato, que será elegido por el Parlamento Europeo por el mismo procedimiento.

El Consejo, de común acuerdo con el Presidente electo, adoptará la lista de las demás personalidades que se proponga nombrar miembros de la Comisión. Éstas serán seleccionadas, a partir de las propuestas presentadas por los Estados miembros.

La Comisión tendrá una responsabilidad colegiada ante el Parlamento Europeo. El Parlamento Europeo podrá votar una moción de censura contra la Comisión. Si se aprueba dicha moción, los miembros de la Comisión deberán dimitir colectivamente de sus cargos y el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad deberá dimitir del cargo que ejerce en la Comisión.

La Comisión es la única institución europea que puede proponer al Parlamento y Consejo la adopción de nuevas leyes. Se encarga de gestionar las políticas europeas y asigna los fondos de la Unión. Junto con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, vela por el cumplimiento de la legislación europea. Representa a la Unión en el escenario internacional.