1 de abril de 2017

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UNIÓN EUROPEA

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se encarga de interpretar la legislación de la Unión Europea para garantizar que se aplique de la misma manera en todos los Estados Miembro de la Unión y resuelve los contenciosos que puedan surgir entre los Gobiernos nacionales de los Estados Miembros y las instituciones europeas, y en determinadas ocasiones los conflictos que puedan surgir entre particulares y organizaciones que vean vulnerados sus derechos por las instituciones de la Unión Europea.

En concreto, se encarga de: i) controlar la legalidad de los actos de las instituciones de la Unión Europea; ii) velar por que los Estados Miembros respeten las obligaciones establecidas en los Tratados; iii) interpretar el Derecho de la Unión a solicitud de los jueces nacionales.

Dentro del Tribunal de Justicia de la Unión Europea podemos distinguir: i) Tribunal de Justicia, que se encarga de resolver las cuestiones prejudiciales planteadas por los Tribunales nacionales; ii) Tribunal General, que se encarga de los recursos interpuestos por particulares, empresas, organizaciones, y en ocasiones los Gobiernos nacionales; iii) Tribunales especializados.

El Tribunal de Justicia estará compuesto por un juez por Estado miembro, y estará asistido por abogados generales. El Tribunal General dispondrá al menos de un juez por Estado miembro. Los jueces y abogados generales, tanto del Tribunal de Justicia como del Tribunal General, serán nombrados de común acuerdo por los Gobiernos de los Estados Miembros para un período de seis años.

Con sede en Luxemburgo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea es una institución multilingüe pues cada una de las lenguas oficiales de la Unión Europea puede ser lengua de procedimiento.